martes, 24 de septiembre de 2013

Interés

¡Qué sombría la vida 
movida por la mezquindad y el interés! 
¡Qué triste espectáculo el hombre 
vuelto hacia sí mismo 
como un cadáver de ataúd! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario