viernes, 20 de septiembre de 2013

Inevitable

Que yo te ame es tan necesario 
como sentir un hombre fascinación 
cuando, olvidado de cuanto le rodea, 
orienta su mirada 
hacia el perfil de una montaña 
y, consciente 
de su hermosura inmanente y magnitud, 
no puede evitar 
que su corazón se estremezca
y, rebosante de montaña, adquiera
la inmensidad de lo que está mirando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario