miércoles, 11 de septiembre de 2013

Incognoscible

La razón mundana me combate, 
ansiosa de marchitar, 
con su seco aliento, mi corazón; 
pero el amor que siento 
no caerá cautivo del prejuicio, 
permanecerá siempre oscuro, 
incognoscible y opaco, 
inteligible solo 
para tu pecho de miel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario