domingo, 15 de septiembre de 2013

Esta guerra

La fascinación de tu belleza 
es inagotable 
y mi afecto desborda 
toda razonable medida; 
en esta dulcísima guerra, 
mi corazón ha perdido 
y te ama ya tanto 
que es ya más tuyo que mío. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario