lunes, 2 de septiembre de 2013

Esa tristeza

Qué tristeza, niña mía, 
no ser vena de tu corazón, 
qué amargura no ser 
la pupila de tus ojos, 
qué dolor que no soy 
hueso de tus manos, 
comisura de tus labios, 
pliegue de tu barbilla, 
lunar de tu frente, 
qué pena que no estoy en ti 
y no comparto un mismo destino 
con lo que más necesito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario