domingo, 22 de septiembre de 2013

Dentro

¡Qué dentro te llevo, niña! 
Eres el alma mía, 
mi entraña más honda, 
el caudal de mis venas, 
la raigambre de mi pecho, 
carne de mi carne, 
aliento profundo, 
dulzura de mi interior. 
Mis vísceras te llaman, 
mis nervios te ansían, 
mi esencia te sigue. 
Te quedas conmigo, niña, 
nunca te irás, 
te he ganado para mi vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario