sábado, 7 de septiembre de 2013

Cuando no hay amor

¡Qué agonía cuando se rompe el amor! 
¡Qué sufrimiento cuando mi corazón 
se aleja de un semejante! 
¡Qué triste es apagar la llama 
que me une con el hermano! 
¡Qué agonía cuando se rompe el amor! 
¡Cuántas veces morimos los hombres 
en nuestros laberintos del mal! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario