viernes, 27 de septiembre de 2013

Consulta

Es posible que no valga mucho 
un poema de amor 
o siquiera tres mil, 
que no se abra el corazón 
a la sed de amor 
más que por compasión piadosa, 
que, para ser amado, 
sea preciso 
mucho más que ese anhelo 
que nos parte el alma. 
Es posible 
que no sea más que una ruina 
donde no encuentres nada que querer, 
un deshecho de hombre, 
abominación de cualquier mujer, 
una triste sabandija 
que te cause repugnancia 
y solo te ate a mí 
el sórdido remorder de la lástima. 
Es posible que esté matando 
la esperanza en tu corazón 
esta unión tan desigual 
de tiempos tan diferentes, 
que este burro que te ama 
no merezca la pasión 
de una hembra en sus cabales 
y darme el alma te sea 
doloroso y deprimente. 
Te lo pregunto con calma, 
esperando una respuesta 
contrastada y racional. 
Pero entretanto tú estás 
meditando mi pregunta, 
voy un rato a despejar 
mi fatigada mente 
leyendo la Crítica 
de la Razón Pura, 
que es mucho más sencilla 
que las cosas del amor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario