domingo, 22 de septiembre de 2013

Alegría de vivir

¡Qué alegría de vivir! 
¡Qué plenitud! 
¡Qué dulce es existir 
ahora que me amas! 
El placer ha irrumpido 
como un claro amanecer  
en la raíz de mi pecho 
porque he llegado a tu orilla, 
remanso de todo anhelo. 
Los días transportan 
el perfume de la felicidad 
en tu mágico regazo; 
he llegado a tu puerto 
y todo el mar se me ha hecho 
júbilo en el corazón. 
Tu alma me acoge 
y, en tu acariciante seno, 
mi ser encuentra 
el destino para el que se originó; 
todo es paz ahora, 
todo dicha, 
todo resplandor, 
¡cuánta luz hay en el amor! 
¡Qué alegría de vivir! 
¡Qué plenitud! 
¡Qué dulce es existir 
ahora que me amas! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario