viernes, 23 de agosto de 2013

Tu luz

Toda la aspereza de la vida, 
toda la crueldad de mis semejantes, 
todo el tedio que me reserva 
este mundo tan sórdido y doloroso 
declinan bajo los rayos 
de tu resplandeciente luz, 
fuente de júbilo y armonía 
para mi pecho enamorado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario