martes, 20 de agosto de 2013

Sin final

La tempestad más devastadora 
se disuelve en la nada 
y el volcán más tenebroso 
se apaga y deja de rugir, 
las olas se alisan en la playa y mueren 
tras su vasta singladura 
y, a la más oscura noche, 
sucede un amanecer 
resplandeciente y triunfal 
pero este amor que siento por ti 
jamás verá su final; 
el destino lo ha bendecido 
para que, en nuestros corazones, habite 
una eterna primavera 
y la plena felicidad 
desborde nuestros sencillos pechos 
ardientes de afecto y adoración. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario