jueves, 22 de agosto de 2013

Nosotros

Vivan las almas frías 
encadenadas a su sórdido deber, 
hagan de su vida moneda 
para el tedio y el vacío que devoran, 
mueran en los otros 
ofrendándoles su libertad 
pero nosotros somos 
peregrinos del aire,
rebeldes y fieles a nuestro instinto,
y, mientras nos entregamos
a ser y a amar,
la bondad nos ilumina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario