martes, 20 de agosto de 2013

No quiero remedio

No quiero médicos ni terapeutas 
para salir de esta tristeza, 
no quiero paraísos 
que el dinero compre 
para superar esta melancolía, 
no quiero compañías amables
que me hablen de fútbol o bricolaje 
para olvidar, por unos instantes, 
este dolor de mi corazón, 
no quiero consuelo ni remedio,
alivio ni compensación 
porque esta pena oscura y ardiente 
es, para mi pecho, 
un manantial de felicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario