viernes, 16 de agosto de 2013

Llanto

Mi pecho quiere volcarse 
en un amargo y hondo llanto, 
llanto por la negra decepción 
que golpea pertinaz, 
llanto por el peso de mi fatiga, 
llanto por la llaga ardiente del miedo; 
mi corazón se abate y claudica 
pero no quiero el consuelo gris 
de unas manos exangües, 
solo quisiera 
el bálsamo de unas tibias lágrimas, 
privilegio de las mujeres 
que mis ojos me niegan. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario