viernes, 30 de agosto de 2013

Lejos y cerca

Qué lejos y qué cerca 
está la felicidad; 
cuánto gozo y cuánta decepción 
fluye en el tiempo. 
Si pudiera coger tu bella mano 
y besar sus dulces dedos, 
me atravesaría el pecho 
una bala azul con sabor a miel. 
Qué lejos y qué cerca 
estás de mí, ángel de luz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario