domingo, 11 de agosto de 2013

Lascivos

Hay lascivos a porfía, 
desvergonzados rijosos, 
sátiros de mediodía; 

hay coitos escandalosos 
camuflados en los versos 
de los seres lujuriosos. 

Hablan de unos pechos tersos, 
de pubis hechos sembrados, 
de mil placeres perversos. 

Son ingratos malhadados, 
que naufragan en el vicio 
con sus poemas osados. 

Quiero hundirme en tu intersticio
dicen los malos groseros, 
navegar sobre tu rizo

En lugar de ser austeros 
y aconsejarnos orar, 
cantan goces placenteros. 

Y claro quiero dejar 
sin que nadie nos escuche 
que mienten para alardear 

pues no hay un hombre que embuche 
más de los quince minutos 
cuando con su mujer luche. 

Espíritus impolutos 
conviven en el Parnaso 
con crápulas absolutos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario