sábado, 10 de agosto de 2013

Faro

Tu corazón, como el mío, 
reino de la libertad y el bien, 
no consiente la mezquindad; 
grande y generoso, 
es un faro de la esperanza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario