sábado, 31 de agosto de 2013

El perverso

No hay habilidad sin bondad; 
el perverso jamás conoce 
el término de sus fatigas; 
víctima de su jactancia, se enloda 
en el barro que lanza a los otros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario