domingo, 25 de agosto de 2013

Causas desconocidas

No sé por qué deseo 
tu proximidad, 
no sé por qué mi pecho 
acoge tu entero ser y lo adora 
sin asomo de frialdad 
hacia ninguna de tus partes, 
no sé 
por qué ya no puedo vivir sin ti, 
ni por qué me haces tan dichoso 
y traes 
un resplandor tan grande a mi vida, 
ni por qué siento 
que te tengo dentro, 
hechas una tu alma y la mía, 
no sé, amor mío, 
por qué te amo de esta manera, 
por qué mi corazón 
te siente tan cercana, tan clara, 
tan mía, 
no encuentro las causas 
para este mal tan dulce 
que ha brotado en mis entrañas, 
pero puedo vislumbrar 
que he nacido solo para ti 
porque has colmado de sentido mi existencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario