sábado, 31 de agosto de 2013

Anhelé tu alma

Vi, en tus ojos grandes, 
un brazado de deseos 
que acarreaba la esperanza 
y anhelé tu alma, 
codicioso de vida y felicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario