sábado, 3 de agosto de 2013

Alma desnuda

Nunca me has pedido, 
dulcísima niña, 
nada para ti; 
tu afecto brota 
de un alma desnuda 
que rebosa 
de sencilla ternura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario