domingo, 28 de julio de 2013

Yo no me entrego

Entregarse es, alma mía,  
escribir versos cobardes 
al obispo de la diócesis 
o a una sobrina de alcalde, 
que ría como un caballo; 
entregarse es dar de balde 
un capital en impuestos 
en este país de sables 
o asistir a un funeral 
entre caras de vinagre; 
entregarse es picar piedra, 
comer puré de guisantes, 
acariciar una sierpe 
o aguantar a un arrogante 
pero quererte yo a ti 
no es ni de broma entregarse 
porque cuanto más te quiero 
mejor la vida me sabe. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario