jueves, 18 de julio de 2013

Fe

No haya límite para mi fe, 
sea abatida la desdicha 
desde la trinchera de mis entrañas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario