lunes, 17 de junio de 2013

Somos lo mismo

Nuestras bocas se buscan, 
cada instante, sin tregua, 
para ser la misma; 
se buscan nuestras manos, 
con sus dedos de miel, 
para fundirse; 
nuestros pechos se buscan 
porque son el mismo pecho; 
se buscan nuestras almas 
porque son una sola. 
Niña de mi ensueño, yo te busco 
porque soy tú, 
como tú eres yo, 
y no hay nada, en ti, 
que no ame desmedidamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario