martes, 18 de junio de 2013

Amor absoluto

Sin reservas, nos amamos, 
sin vallados,
sin términos, sin decepciones; 
somos, cada uno, para el otro, 
la derrota de nuestros adentros, 
el destino anhelado 
de nuestros felices pechos; 
sol de mediodía, agua clara,
manjar sabroso, somos,
cada uno, para el otro. 
Eres toda de aire puro 
y, de ti, respiro;
yo soy vino que te hechiza
y me bebes todo;
no hay un margen,
no hay orillas,
para esta fiebre de amor.
Eres, toda tú, ligera,
como la miel, a mi corazón,
y, al tuyo, todo yo, tan claro
como un rayo de amanecer.
Sin reservas, nos amamos,
sin treguas,
sin añoranzas, sin dudas;
con júbilo, nos sabemos
la realidad que anhelábamos,
la satisfacción colmada de la sed
que brota de la vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario