sábado, 22 de junio de 2013

Cómo hallar la felicidad

Déjame que tu alma guíe, 
en estos versos sencillos, 
hacia la felicidad, 
sin que pierdas el camino. 
Atendiendo a mis palabras, 
sin dejar vagar tu oído, 
hallarás el gran secreto 
codiciado y perseguido 
por todo humano que espera 
conseguir el paraíso. 
Para que, la dicha, encuentres, 
toma por guía tu instinto, 
la inteligencia no alcanza 
a conocer tu destino; 
en tu corazón, lo tienes, 
tan inocente, tan niño, 
él te da el conocimiento 
más profundo e instintivo; 
en tus emociones hondas, 
hállate a ti mismo, vivo, 
descubre quién eres tú, 
por qué eres un ser distinto, 
único y muy diferente 
a los otros individuos. 
Tus deseos analiza: 
en la belleza, has sentido, 
a menudo, un gran placer 
y, esa hermosura, has querido 
contagiarla de tu esencia 
hacerla una contigo, 
impregnarla de tu entraña, 
darle tu tierno cobijo. 
Busca la belleza, pues, 
más allá de los sentidos; 
en tu corazón está 
lo más hermoso metido; 
un milagro logrará 
que un día pueda ser visto 
cuando, los ojos, te aclare, 
ese anhelo de infinito 
que amor queremos llamar, 
y, encuentres, en otro, el signo 
de eso que nadie posee 
excepto tu aliento mismo. 
El amor te hará sentir 
finalmente redimido 
ese ser individual 
con que estás constituido; 
tu vitalidad se colma 
porque, en dos, te has escindido, 
y otra voluntad se añade 
a tus adentros heridos. 
La felicidad es vida, 
diversidad y equilibrio, 
conocimiento, belleza, 
realización de un destino, 
es saberse irrepetible, 
ver en el otro a sí mismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario