viernes, 31 de mayo de 2013

Fe

Mi frente me aflige 
con el tormento de la impotencia 
pero el corazón resiste 
en su callado dolor 
porque lo habita una fe 
que nada podrá destruir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario