viernes, 26 de abril de 2013

Tu marcha

Te has llevado la luz y la dulzura 
de todos los amaneceres de mi vida; 
te has llevado los rojos pétalos 
de la esperanza que hiciste florecer; 
te has llevado las alas de mariposa 
que hacían alzarse al infinito mi dicha; 
te has llevado el poderoso resplandor 
que despejaba las frías sombras del mundo; 
solo quedan, en mis días, 
sórdidos despojos 
y una angustiosa culpa 
en el corazón que te ama. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario