viernes, 26 de abril de 2013

Seguiré amándote

Seguiré amándote, niña, 
y guardándote en mi entraña 
aunque, de tu dulce pecho, 
me exilies para siempre. 
Quizá te herí tan hondo 
que tu noble frente 
no pueda hallar el perdón, 
quizá abandones, al fin, 
el desolado puerto 
al que trajiste la esperanza, 
quizá tus mariposas de ilusión 
no vuelvan ya más 
a los rincones de mis días 
pero yo siempre te veneraré 
con una fe inextinguible. 
Seguiré amándote, niña, 
y guardándote en mi entraña 
porque mi corazón te conoce 
y no ha visto nada más bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario