jueves, 25 de abril de 2013

No quiero tu amor

No quiero tu amor, no quiero, 
para calmarme la sed, 
ni que me des tu calor, 
ni que me entregues tu fe; 
abatida mi esperanza, 
mi pecho quiero volver 
hacia el más frío destino, 
nada me ha de conmover 
pues yo no tengo la suerte 
de, la dicha, merecer. 
No quiero tu amor, no quiero; 
reposa el alma, mujer, 
dejo que, de mí, descanses, 
ya no te suplicaré, 
como molesto mendigo, 
ya ningún daño te haré 
con mi insistencia obsesiva, 
pues solo en sueños, yo sé, 
puedo alcanzar la alegría 
de, la dicha, merecer. 
No quiero tu amor, no quiero; 
para siempre viviré 
resignado a no ser nada 
en tu corazón de miel, 
solo un poeta entre tantos 
que te ha sabido querer 
aunque, hasta el día que muera, 
en lo hondo, lloraré 
no tener la gran fortuna 
de, la dicha, merecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario