domingo, 24 de febrero de 2013

El amor

Foto: neo-deco.es
El hombre bueno y feliz 
hace de su ser signo del mundo 
cuya belleza refleja 
poseído por sus emociones; 
amar es la afirmación plena, 
hecha hoguera en la entraña, 
de la cosa que se ama 
y, afirmando lo que amamos, 
damos consistencia a nuestro ser, 
que bebe de la realidad del otro, 
donde hallamos 
nuestra esencia más propia. 
Mi goce es expresarte; 
mi virtud, mi significado, 
mi destino, mi nombre 
eres tú. 
Mas, cuando yo me vaya 
a esa tierra del vacío 
donde ya no somos nada, 
la claridad no debe 
abandonar tu corazón; 
hasta el último día, ha de brillar 
la esperanza en el centro de tu pecho 
pues tu felicidad, 
joya de mis sentidos, 
es, amada, 
el objeto último de mi amor. 

2 comentarios:

  1. Desde luego el ser que ama, desprende bondad y contagia felicidad, muy bueno Luís, un abrazo!.

    ResponderEliminar