lunes, 28 de enero de 2013

El tiempo no es puñal

Foto: blogardulceblogar.com
Isabela, nuestro afecto 
es torrente caudaloso 
que fluye sin detenerse, 
incesante e impetuoso. 
El transcurso de los días 
no borra tu dulce rostro 
de mi corazón ardiente, 
tu hermosa luz no erosiono 
con espadas de rutina 
ni tu ternura es despojo 
de la costumbre insidiosa 
para mi pecho amoroso 
pues el tiempo no es puñal 
sino una espuela de oro 
para la fe que me alienta 
a quererte de este modo. 
Y, aunque mi amor ya rebasa 
lo que aguanta un pecho solo, 
no pasa ninguna hora 
sin que se agrande otro poco. 

2 comentarios:

  1. Verdaderamente bueno Luís, cuando un amor es verdadero no hay cabida para la rutina.

    ResponderEliminar