jueves, 31 de enero de 2013

El amor

Foto: mil-imagenes.blogspot.com 
Mi voz no es amor 
porque no expresa la miel 
de tus labios de rosa, 
ni la gracia infantil 
de tu mirada inocente, 
ni la sencillez de tu alma, 
bondadosa y blanca. 
Mis brazos no son amor 
porque, cuando rodeo con ellos 
tu delicado cuerpo 
besando tu boca y tu frente, 
no halla descanso mi pecho 
en sus ansias de ti 
y te sigue buscando 
con delirante impaciencia 
en el quimérico brillo de tus ojos. 
Mi corazón no es amor 
porque, desesperado, te anhela 
y, apenas te presiente, se inflama 
para acogerte y darte aposento 
pero tanto bien no le cabe 
y solo se queda 
con  tu perfume de sal. 
Es amor 
el sol de esta mañana 
porque tu entera hermosura 
manifiesta a mis ojos; 
es amor 
el aire que respiramos, 
el cantar alegre de los pájaros, 
las flores que estos caminos invaden, 
la belleza eterna del mundo; 
es amor 
el poder de la naturaleza, 
que te ha hecho 
la más dulce de las mujeres. 
Pero mi voz no es amor, 
ni mis brazos, ni mi corazón; 
no soy el dueño 
de este inmenso amor que me inspiras; 
yo no soy más que su jubiloso objeto. 

2 comentarios: