martes, 22 de enero de 2013

Cada día

Foto: tiempodenada.wordpress.com

No debo el merecerte
a ninguna cosa de la que me estime
pues el más fastuoso de los hombres puede
ser un despojo para tu corazón.
No es posible pagar la dulzura de tu afecto
con algo que no sea
este amor tan hondo que has obrado en mí.
Nunca te daré, mi noble esposa,
la moneda ruin de la rutina;
conservaré tu corazón humildemente
con el amor más verdadero
que extraeré, cada día,
del fondo de mi pecho.

2 comentarios:

  1. "Cada día" emana tristeza, pero me gusta ver como la esperanza sigue habitando ese corazón. Esperanza, es el primer paso para conseguir hacer realidad un anhelo.

    ResponderEliminar
  2. No es una tristeza personal, Mónica, solo una pena por la gente que no es valorada por sus parejas llegado un tiempo porque creen que han ganado su derecho a ser sus dueños. Siento destripar el poema pero así es.

    ResponderEliminar