sábado, 29 de diciembre de 2012

La tierra que cultivo

Foto: dixidan.blogspot.com
Eres la tierra que cultivo, 
incansable, 
mientras transcurre mi día en el mundo. 
El tiempo te cambiará, Isabela, 
erosionará tu cuerpo 
dejándole dolor y fatiga 
pero yo lo desearé siempre, 
anhelante como la vez primera. 
En tu piel se dibujarán 
secos surcos 
cada vez más profundos 
pero yo te los besaré con mis labios, 
ardientes de ternura. 
Tu belleza mutará 
y un aire de tristeza poseerá tu carne 
pero seguirá siendo el motivo 
de la felicidad que inunda mi pecho 
pues, solo en tu materia, 
se sacia mi alma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario