domingo, 30 de diciembre de 2012

La realidad de tu materia

Foto: denispintor.blogspot.com
Tu forma de mujer 
despierta mi carne, 
que ansía volcarse en ella 
por una deuda que nació conmigo, 
contraída con la hembra 
y que mis venas me recuerdan, 
ardiendo para dar vida al deseo. 
Pero también despierta mi alma 
al roce de tu piel tan blanca, 
a tu olor y el gemir de tu garganta, 
a la incitante belleza de las ondas 
que conforman tu cuerpo. 
También despierta mi alma 
cuando, unidos en un desmesurado juego, 
se anubla mi pensamiento 
y, abriéndose mi mente 
a la palpitación viva de la existencia, 
intuyo la realidad de tu materia 
y, liberándome de escrúpulos, 
anhelo diluir, en ella, la mía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario