lunes, 31 de diciembre de 2012

Encarnación

Foto: luzdelevanah.blogspot.com
Cuando nos amamos 
dándonos el uno al otro, 
entrelazados bajo las sábanas, 
no solo somos tú y yo; 
cuando nos amamos, 
mi dulce bien, 
el Universo entero, 
torbellino a nuestro alrededor, 
nos hace sus creadores, 
teogonía de goces y ansias desmesuradas 
donde somos 
los númenes responsables 
del devenir del mundo. 
Nuestras conciencias, 
aisladas en medio de la nada, 
son mundos herméticos, 
¿qué nos importan los demás dioses? 
Tu sol está unido al mío 
por el secreto de nuestra desnudez 
y, en el placer de estas noches, 
el roce de los cuerpos 
consagra la paz del cosmos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario