miércoles, 21 de noviembre de 2012

No te cambio

Isabela, tu presencia 
hace a mi corazón el bien 
que jamás haría 
un documental de la tele 
sobre la verídica visita de un OVNI 
a un hospital psiquiátrico 
o sobre los duros efectos de la crisis 
en las vidas de los banqueros. 
No, Isabela, no cambio 
tres palabras tuyas 
por un libro de dos mil páginas 
ni la alegría de regalarte un poema 
por un cheque de un millón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario