jueves, 29 de noviembre de 2012

Las nubes

Rozar tu mano con la mía, 
pasear contigo por el campo, 
regalarte una rosa... 
Esta tarde de otoño,
el viento empuja
infinitas nubes moradas
desde poniente.
Cada una me trae desde ti
un añorado deseo,
ambicioso, placentero, delicado.
...decirte que te quiero mucho, 
rodearte con mis brazos, 
besar tu dulce boca... 
Un ejército de nubes grises
camina hacia el Este
mientras mi corazón te recuerda
en cada una de ellas.
...que pueda verte este invierno, 
que me prometas amor para siempre, 
que la primavera nos desborde de felicidad... 
El sol de esta tarde de noviembre,
avanza, lento como un reloj,
hacia tu lado del Mundo;
allí tiene el fulgor de mayo,
aquí tiene un brillo mortecino
y es caudillo de todos mis deseos.
...hacerte reír con un poema, 
contemplar a tu lado el ocaso, 
verte una mañana con tu vestido blanco... 

2 comentarios:

  1. Alguna de esas nubes…dulce preludio de una realidad. Me ha encantado! Un abrazo.

    ResponderEliminar